X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

ARTICULOS

Iluminar: diseño, espacio y material

La iluminación es una maravillosa herramienta arquitectónica que también puede beneficiarse de la domótica.

Compartir: 

La importancia de la iluminación va más allá de cualquier visión estrictamente conceptual. Iluminar es algo más que proporcionar luz, trascendiendo el concepto de la artificialidad por naturaleza. Diseñar, modelar, convertir, dirigir, manejar y aplicar la luz correctamente son los preceptos básicos de las técnicas iluminativas actuales, capaces de tratar tanto la luz natural como la artificial de la misma manera en la que se manipula un material tangible. Si bien es cierto que el objetivo primero de la iluminación es hacer posible la visión, la excelencia de las luces en la arquitectura ha adquirido un grado de evolución que lo aleja de ese primer paradigma definitorio. Le Corbusier afirmaba que la arquitectura dispone de un componente esencial: la actuación de la luz sobre los volúmenes habitados. Y hoy por hoy el uso de la luz en los modelos arquitectónicos forma parte del propio proyecto, de la ejecución y del hábitat que se crea dentro y fuera de la edificación.

El tiempo que las personas pasamos en el interior de los edificios es cada vez mayor. Para trabajar, para disfrutar, para relacionarnos, para vivir… nuestra existencia se lleva a cabo en gran medida dentro de las edificaciones. El empleo de la vista de manera intensa y continua requiere una iluminación eficaz para conseguir un ambiente óptimo de cara a reducir el esfuerzo visual. Por su parte, la creación de ese ambiente válido requiere la convergencia de los factores estéticos -material, textura, posición, color- y de los elementos lumínicos y funcionales -luz natural y artificial formalizada eficazmente-, de manera que el bienestar del usuario se convierta en el eje sobre el que gire el diseño. Siendo así, la importancia del entorno alcanza su grado máximo y es la gestión del espacio y de la luz uno de los elementos modeladores del entorno eficiente, agradable, confortable, vital y estético.

Los criterios artísticos y de diseño se asientan sobre la base de investigación de la luz en el espacio. La creación arquitectónica actual está fuertemente influida por el diseño y el tratamiento lumínico del entorno, con el firme propósito de trasladar desde fuera hacia adentro la condición de onda-corpúsculo de la luz. Es por ello que los arquitectos actuales -aunque desafortunadamente no todos los que sería deseable- investigan los matices lumínicos del entorno de la ubicación potencial, para así emplear lo que muchos expertos ya denominan 'material-luz': el manejo de la luz como un material más que ha de acoplarse perfectamente a los perceptibles y físicamente manipulables, enalteciendo lo visible en una sinergia progresiva y gradual.

Con estos preceptos de diseño queda patente que los requerimientos lumínicos de una estancia están directa e indivisiblemente relacionados con las condiciones estéticas y funcionales. Y es por ello que al acometer un proyecto de alumbrado de interiores el tratamiento de la luz natural y la selección, ubicación, método, color y orientación de las fuentes de iluminación artificial, deben estar en firme compromiso con la finalidad del recinto. Además, otros factores como la severidad del trabajo visual, las limitaciones decorativas y las sempiternas condiciones económicas, marcarán las necesidades, efectivos, restricciones y los medios para lograr el fin perseguido.

Para ilustrar con ejemplos, el alumbrado arquitectónico comprende las instalaciones necesarias para que los materiales de iluminación artificial dejen de ser un accesorio, pasando a ser parte componente del mismo. Independientemente de su ubicación y de su finalidad, la conjunción entre estética y técnica debe estar siempre presente. Para ello el conocimiento del material tangible ha de ser de extrema importancia, para que la conjunción con el intangible conforme una alianza perfecta. La iluminación arquitectónica abarca desde los alumbrados ocultos hasta las ventanas artificiales, pasando por todo el muestrario de dispositivos empotrados en el habitáculo tridimensional que envuelve el ambiente objetivo del estudio.

Lo que puede aportar la Domotica en el uso de la luz como una herramienta arquitectónica en este aspecto es principalmente en la creación de “escenarios”, es decir configuraciones luminosas predefinidas, cada uno a una “escena” distinta. Escenas típicas son “Escenario Cine en Casa” que pone la lámpara del techo a 0%, los apliques de la pared a 25% y bajan las persianas para evitar la iluminación exterior. O un “Escenario de Cena” que pone la iluminación de la mesa a 100%, los apliques en a pared a 50% y suben las persianas para permitir la luz artificial nocturna de la calle entrar.

Compartir: 

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 54

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE