X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

NOTICIAS

Miele@home, la nueva domótica de Miele

Compartir: 

Avanzados controles electrónicos de altas prestaciones permiten el funcionamiento en red de los electrodomésticos Miele. Controles electrónicos de última generación incorporados a los electrodomésticos hacen realidad algo que hasta hace poco parecía ciencia ficción. Los electrodomésticos capaces de transmitir y recibir información pueden controlarse ya desde una consola central. Una especie de puesto de mando domótico desde donde se controlarían el lavavajillas y el horno en la cocina, la lavadora y la secadora en el office, el frigorífico y el congelador en la bodega, la calefacción central y la alarma antirrobo, las instrucciones electrónicas de manejo y la elaboración de listas de pedidos al supermercado, así como TV, internet y monitorización del acceso a la vivienda. Una lista que podría crecer sin parar, puesto que, en teoría, cualquier aparato eléctrico o electrónico podría ser conectado a la consola central, o terminal Miele@home, a través de la red eléctrica de la vivienda. Los controles se activan por medio de una pantalla táctil.

La alta tecnología forma ya parte fundamental de nuestras vidas diarias. “Los programadores electrónicos que incorporan cualquier lavadora del actual programa de Miele, hubieran tenido suficiente capacidad de control como para haber hecho funcionar el programa espacial norteamericano de los años ’60”, mantiene Markus Miele, miembro de la cuarta generación que representa a una de las dos familias fundadoras y copropietarias de la empresa Miele y uno de los actuales miembros de la Alta Gerencia de la empresa. En términos de velocidad, el microprocesador de las lavadoras actuales de Miele es, aproximadamente, 300 veces más rápido que el que llevaban las cápsulas Apolo. En cuanto a la capacidad de memoria de nuestros actuales programadores es unas cuatro veces superior a los utilizados en aquel programa espacial. Por otra parte, los controles electrónicos que se encontraban a bordo del Apolo a duras penas podrían ser utilizadas actualmente para el panel de mandos de nuestras lavadoras actuales. El circuito impreso que entonces pesaba cerca de 30 kg, hoy día ha sido reducido a tan sólo 640 g. y, además, es capaz de procesar señales procedentes de no menos de 14 sensores y de realizar complejos cálculos.
La fabricación y montaje de módulos electrónicos de control para electrodomésticos es la segunda actividad industrial de Miele. Miele fue uno de los primeros fabricantes de electrodomésticos en reconocer las enormes posibilidades que podían ofrecer los dispositivos de control electrónico en el campo de la facilidad de manejo y en la mejora de prestaciones. Los controles electrónicos simplifican las operaciones de manejo y ofrecen al usuario enormes ventajas y múltiples funciones adicionales. Todo ello, ayuda a reducir los consumos y a garantizar óptimos resultados y amplios márgenes de seguridad. En caso de producirse un fallo de la máquina, la electrónica se encarga también de proporcionar a los técnicos del Servicio Postventa una importante ayuda en la búsqueda de la avería.

En el futuro más cercano, los controles electrónicos asegurarán la comunicación entre los electrodomésticos y sus propietarios vía terminal Miele@home. El usuario no tendrá que preocuparse sobre los estándares ni la tecnología que hace posible la intercomunicación. Como el resto de aparatos eléctricos el terminal tendrá la forma de una unidad compacta. La cocina ofrece indudables ventajas de emplazamiento para supervisar desde ahí el funcionamiento de los aparatos y, por ello, el diseño de los terminales ha sido realizado en la misma línea que los otros electrodomésticos empotrables de Miele. Algunas de estas máquinas como las lavadoras, secadoras y frigoríficos simplemente se conectan al enchufe como de costumbre. La transmisión de datos tiene lugar a través del cable eléctrico, de ahí el término PowerLine Comunication (PLC) o comunicación por cable eléctrico. “Nuestra solución no será cara ni difícil de instalar”, afirma Markus Miele. “No es necesario realizar un cableado adicional, e incluso implementar esta prestación domótica en las máquinas existentes no será ningún problema”. Un pequeño módulo sirve de modem, o en términos más sencillos, de “traductor” asegurando que los diversos aparatos y máquinas eléctricas conectados al sistema hablarán el mismo idioma.

Para asegurarnos que el mayor número posible de aparatos puedan comunicarse entre sí es necesario disponer de un estándar común. En la actualidad, la Konnex Association (KNX) está trabajando en la elaboración de un estándar para la industria. Esta asociación engloba a 130 compañías que representan diferentes sectores industriales y que se encuentran interesadas en sacar adelante una red domótica. El estándar KNX propugna la fusión de lo mejor de cada uno de los sistemas de bus de datos existentes en la actualidad, para hacer posible un sistema de plataforma estandarizada capaz de interconectar todos los electrodomésticos y aparatos eléctricos.

El proyecto Miele@home está alcanzando ya tal grado de popularidad en Alemania que se encuentra expuesto en un museo, antes incluso de su lanzamiento oficial. La visión de Miele de una casa domótica – que se convertirá en breve en una realidad – se puede contemplar ya en el Museo de la Comunicación, de Nuremberg.

Compartir: 

NOTICIAS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> >>> 1270

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

banner

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE