X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

ARTICULOS

Televisión Digital Terrestre (TDT)

La televisión se digitaliza ofreciendo al usuario una mayor calidad y nuevos servicios de valor añadido.

Compartir: 

La señal de televisión que actualmente llega hasta nuestras casas utiliza el mismo formato casi desde que nació, hace ya más de cincuenta años. Desde los inicios, el estándar de imagen PAL –utilizado en España y otros países europeos– y sus conocidas 625 líneas, han permanecido casi invariables con el paso del tiempo aunque con algunas mejorías evidentes como la aparición del color, el teletexto o la adición de una segunda portadora de audio para ofrecer sonido estéreo.

Pero al igual que la digitalización ha invadido nuestro entorno en otros sectores de la electrónica y las comunicaciones, la televisión tradicional también está cambiando, se está digitalizando para aprovechar toda la potencialidad de un nuevo sistema de transmisión que lleva aparejado multitud de ventajas para el usuario final, desde una mayor calidad audio y vídeo hasta la posibilidad de interactuar con la programación: es la nueva Televisión Digital Terrestre (TDT).

Un formato que ha hecho historia

La televisión analógica que llega a nuestros hogares a través de la instalación de antena tradicional, utiliza el denominado formato PAL. No es el único, pues existen otros como NTSC y SECAM que se emplean en otros países como Francia o Estados Unidos.

Esta señal analógica se compone de tres portadoras fundamentales: una primera que transporta la información de la imagen; una segunda que se encarga de llevar las características del color; y una última portadora que soporta el sonido correspondiente a la imagen. Existen otras componentes que hoy en día viajan junto a estas tres, como son el audio estéreo y el teletexto, y todas ellas conforman un conjunto inseparable que se transmite utilizando la modulación AM y que ocupa un ancho de banda de 8 MHz –valor estándar de un canal televisivo en la banda terrestre–.

Pues bien, este tipo de señal –la analógica televisiva– ha hecho ya su historia. Hoy por hoy, cuando todo converge en digital por las ventajas que conlleva el formato binario, también la televisión en banda terrestre sufre esta conversión. Ya la televisión por satélite ha abierto el camino y desde los años noventa recibimos una amplia programación en formato digital a través de la antena parabólica. Ahora dicho formato llega también a la transmisión terrenal.


La señal digital

El formato de señal digital es completamente diferente al analógico. En éste, la imagen y el sonido vienen convertidos a formato binario, donde la unidad fundamental es el bit –0 y 1–. Toda la información, ya sea vídeo o audio, se traduce en bits y la imagen que llega hasta los televisores se representa como una composición de puntos: los píxeles.

Es importante destacar que la señal digital es un formato de señal, no un método de transmisión. Ésto viene al caso porque con la penetración en la sociedad de las plataformas de satélite, la televisión digital se ha asociado desde siempre a la captación de la programación a través de la antena parabólica. Sin embargo, cabe incidir en el hecho de que "digital" se refiere única y exclusivamente a un formato de señal, la cuál puede ser transmitida vía satélite –la plataforma Digital+ es un ejemplo– o bien vía terrenal, cuya captación se realiza con la antena tradicional. Es por lo tanto ésta la que nos ocupa, la que se transmite en formato digital y en banda terrestre, para ser recibida con la antena televisiva actual.

Recepción y distribución de la TDT

La televisión digital terrestre no requiere un nuevo tipo de antena para ser captada. La antena yagi tradicional en banda UHF es suficiente para recibir la TDT, que por lo general se transmite desde los mismos repetidores analógicos actuales. Sin embargo, sería aconsejable verificar los mapas de cobertura y los puntos de transmisión, para así garantizar que la antena actual se dirige hacia el punto correcto.

Por lo que respecta a la central amplificadora en instalaciones de antena centralizada, ésta puede ser la misma si el amplificador instalado es un banda ancha y no hace falta añadir una antena adicional. Pero en el caso de que sí que fuese necesario utilizar una nueva para los canales digitales, la central se debería sustituir por una que dispusiera de una entrada para la nueva antena.

Asimismo si la central de amplificación existente se compone de filtros para los canales analógicos, será necesario añadir tantos nuevos módulos como paquetes de señal digital recibamos –una señal digital es un paquete que puede transportar hasta 6 canales televisivos–. Para ello es de fundamental importancia que un instalador antenista controle la instalación para realizar las adaptaciones oportunas.

Ya dentro de casa, no será posible acceder a la programación si no se dispone de un receptor para la TDT. Los televisores de los que disponemos representan únicamente la imagen si ésta llega en formato analógico, por lo que al igual que para el satélite debemos instalar un descodificador conectado al televisor, se necesita un receptor que pueda convertir la señal digital a un formato audio y vídeo que un televisor PAL pueda interpretar. Por lo tanto, el set-top-box TDT se conectará por una parte a la toma de televisión mediante un cable coaxial, y por otra al televisor utilizando un cable con euroconector (SCART) o bien un cable RCA audio-vídeo.

Características y ventajas

La televisión digital terrestre supone un cambio total que abarca desde la producción de programas televisivos hasta la forma de entender dicha programación. Por lo tanto, la TDT tiene una serie de características particulares y trae aparejada multitud de ventajas, de las que cabe destacar las siguientes:

  • Empleo de la modulación COFDM (Coded Orthogonal Frequency Division Multiplexing) definida por el estándar europeo DVB-T, que dota a la señal de una robustez y calidad muy superiores a la tradicional televisión analógica.
  • Posibilidad de recepción de señal en medios en movimiento (coches, caravanas, etc.) eliminando las reflexiones en la transmisión.
  • Señal mucho más estable que la analógica. La señal digital se puede regenerar en el set-top-box si llega con las características adecuadas.
  • Eliminación de los efectos típicos de la TV analógica: doble imagen, "nieve" en la pantalla, rayas que se desplazan por el televisor,… La TDT garantiza una visión perfecta de la imagen si la potencia y calidad son correctas, incluso si llegan a la antena señales reflejadas.
  • Recepción de una mayor cantidad de programas. En un canal analógico de 8 MHz se puede incluir un solo programa televisivo, mientras que en el mismo espacio digital se puede recibir un paquete –llamado multiplex– con un máximo de 6 programas además de información adicional.
  • Mayor calidad audio y vídeo, con posibilidad de recibir la imagen en formato panorámico (16:9), sonido surround multicanal, audio multilingüe,…
  • Servicios interactivos de valor añadido desarrollados con el estándar MHP (Multimedia Home Plattform)

Estándar interactivo MHP

El estándar MHP permite al usuario final disfrutar de un nuevo concepto de televisión. A diferencia de la TV actual meramente pasiva, la nueva TDT se convierte en un sistema bidireccional en el que el espectador puede interactuar con los programas que recibe, todo ello a través del set-top-box siempre que éste disponga a bordo del firmware MHP.

MHP es un middleware abierto que permite desarrollar y ofrecer aplicaciones interactivas dentro de los paquetes digitales terrestres, añadiendo esta información adicional a la estrictamente televisiva. Para disfrutar de la interactividad y de la bidireccionalidad de las aplicaciones, es necesario que el receptor se conecte a la toma de televisión con un cable coaxial, a la toma telefónica con un cable de dos pares y conector RJ-11, y evidentemente al televisor con un cable SCART con euroconector.

Con esta conexión y a través del mando a distancia del receptor, podremos acceder a la parte interactiva que llega junto a la imagen tradicional. Entre otros servicios, es posible acceder a una guía de programación EPG evolucionada, participar desde casa con los programas de las diferentes cadenas de televisión, disfrutar de publicidad interactiva, aplicaciones de internet como e-commerce, home banking y T-government… y un sinfín de servicios pay-per-wiew que poco a poco irán llegando a nuestros hogares.

Toda esta información llega al descodificador a través del cable de antena, mientras que las respuestas del usuario se transmiten a través del canal de retorno que hoy en día se realiza a través de un módem V.90 dentro del receptor, pero que en un futuro nos permitirá conectar el sistema a la línea ADSL o a teléfonos móviles con tecnología UMTS.

El sistema digital en casa

El set-top-box de la televisión digital terrestre se integra perfectamente en el "mare mágnum" de sistemas audio y vídeo (A/V) de los que se puede disponer. Por lo tanto, es posible añadir el receptor TDT al conjunto de sistemas A/V en casa: reproductor DVD, descodificador de satélite y sistema home-cinema. De esta manera, también la televisión terrestre pasará a formar parte del sistema digital del cual se ha visto excluído hasta ahora por la limitada calidad de la transmisión analógica.

Compartir: 

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 54

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE