X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.

ARTICULOS

Videocontrol con CCTV

Una tecnología todavía vigente y muy utilizada a pesar de las muchas ventajas que presenta la tecnología IP.

Compartir: 

Desde que hace ya más de tres décadas se empezaran a implantar los primeros sistemas de control a distancia -que en sus inicios sólo se realizaban en entornos industriales como centrales eléctricas, petrolíferas y de gas-, la tecnología y las necesidades derivadas de la misma han cambiado en gran medida.

De las aplicaciones industriales se pasó a las instalaciones comerciales y residenciales, lo que en su momento supuso el despegue de un sector que aún hoy está en expansión, sobre todo por lo que representa para los usuarios que disfrutan de los sistemas de seguridad en el hogar y en la empresa: tranquilidad y supervisión continuas.

De los sensores a las cámaras

Los sistemas de seguridad en el hogar están estructurados casi por completo sobre todo tipo de sensores, todos ellos controlados y gobernados desde centrales de usuario: sensores volumétricos y PIR de presencia y movimiento, detectores de humos, perimetrales, de puertas y ventanas, de rotura de cristales, sensores de control vía radio… y así un sinfín de dispositivos que completan la extensa gama de sistemas presentes en el mercado para el control del hogar.

Son estas centrales de usuario las encargadas de comunicar a los mismos cualquier tipo de dato, en el caso de que hubiese una intrusión o bien el funcionamiento de una instalación no fuese el correcto. ¿Cómo se realiza la comunicación? Pues desde una simple llamada telefónica utilizando la red telefónica fija, hasta mensajes SMS al teléfono móvil del usuario.

Sin embargo, la evolución de las redes de telecomunicación, el incremento de los anchos de banda de los diferentes sistemas disponibiles, la universalización de internet y de la telefonía móvil –ya hoy en la tercera generación a través de la tecnología UMTS–, y todo ésto unido a la mejora de las procesos de tratamiento de imágenes digitales, ha provocado que el telecontrol y los sistemas de alarmas estén integrando las cámaras y los circuitos cerrados de televisión (CCTV) como elementos activos del conjunto. Así, el vídeo y el audio comienzan a ser parte integrante de esta red de gestión de seguridad, convirtiendo el telecontrol en lo que ya algunos llaman "televideocontrol".

Telecontrol con cámaras

El control mediante circuito cerrado de televisión se realiza desde hace ya bastante tiempo. A través de la instalación de cámaras ubicadas en lugares estratégicos y empleando dispositivos de grabación de imágenes, es posible disponer de un sistema de vídeo-vigilancia cuya complejidad depende sólamente de los lugares que se desean cubrir. Pero estos sistemas de gestión de seguridad han evolucionado hacia el telecontrol y, hoy por hoy, es posible encontrar soluciones de monitorización a distancia con inversiones no muy cuantiosas.

Las soluciones de televídeocontrol se estructuran en cuatro elementos: las cámaras, totalmente gestionables desde el equipo de control y cada vez con mayor potencia óptica, captan las imágenes y las transmiten al segundo elemento del conjunto: el servidor de captura. Este segundo módulo captura las imágenes y las comprime en formatos de imagen y vídeo digital (JPEG y MPEG), para posteriormente ser guardadas convenientemente –si así se estima oportuno, porque existen equipos que sólo envían las imágenes sin necesidad de almacenamiento posterior– en un disco duro de alta capacidad. Se sobrepasa de esta manera las limitaciones de tiempo y calidad de grabación que imponen los métodos de grabación magnética tradicionales.

Una vez almacenadas las imágenes, éstas son transmitidas como datos hacia un receptor remoto a través de cualquier tipo de red de comunicación. La telefonía básica, ADSL e incluso la red telefónica móvil con servicios MMS, son las más utilizadas. Sin embargo pueden emplearse con una inversión algo más elevada, enlaces por fibra óptica, microondas e incluso satélite.

El último elemento del conjunto lo conforma el equipo receptor. Éste se puede componer de un PC y de un router o equipo de adaptación a la red de comunicaciones que haya sido elegida, o bien de un teléfono móvil con capacidad para recibir stream vídeo.

Así, con todos estos elementos, los sistemas de alarmas y la gestión de seguridad van más allá de la mera comunicación de un suceso. Ahora, además, se puede ver desde cualquier ubicación independientemente de la lejanía. ¿Un valor añadido sin más? No, una posibilidad más del tándem formado por la electrónica y las telecomunicaciones. La potencialidad es clara, pero convertir lo potencial en real depende del uso, de la aplicación concreta y de la necesidad que se desea cubrir.

Una última anotación

El control remoto a través de cámaras de seguridad tal vez no sea la última novedad en este mundo tecnológico. Es cierto, ya desde hace algunos años encontramos sistemas de videocámaras digitales que empleando el protocolo IP (Internet Protocol), posibilitan la visión de imágenes a través de internet. Pero también es cierto que si damos una mirada al nivel de aplicación global, nos encontramos con la sorpresa de que a pesar de los bajos costes de integración de cámaras IP, los sistemas de vigilancia CCTV siguen siendo sistemas próximos, es decir, las cámaras se siguen controlando desde centrales in situ, cercanas a las instalaciones que se controlan.

Compartir: 

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 54

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

banner

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE