X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

ARTICULOS

Una piscina climatizada en casa

El gasto para construir una piscina es muy elevado, por ello, puede ser más útil rentabilizar la construcción durante los doce meses.

Compartir: 

La natación es uno de los deportes más saludables, ya que facilita el ejercicio de todos los músculos del cuerpo y mejora la actividad cardio-respiratoria. Por ello, muchas instalaciones deportivas incluyen piscinas cubiertas y climatizadas a las que pueden acudir los clientes durante todo el año, sin necesidad de que haga sol o calor.

Además, cada vez es más habitual encontrar este tipo de piscinas en las casas privadas. Y es que el gasto que se hace para construir una es muy elevado, sobre todo, si sólo se puede aprovechar en los meses de verano. Por ello, es más útil hacer un mayor desembolso y rentabilizar la construcción durante los doce meses, gracias a las cubiertas y a la climatización que mantiene el agua a la temperatura deseada.

Cubrir la piscina

El entorno en el que se encuentra la piscina suele permanecer húmedo y cargado de cloro, por lo que los materiales con los que se fabrican las cubiertas o cerramientos han de ser resistentes a estos elementos agresivos. Es inevitable que, con el tiempo, se vayan debilitando. Sin embargo, cada vez existen técnicas más perfeccionadas que permiten rentabilizar ampliamente la inversión realizada.

Asimismo, conviene señalar que de la calidad del cerramiento y del aislamiento que produzca dependerá la potencia de la calefacción o climatización que se vaya a instalar. Es decir, que para que el funcionamiento de la climatización sea óptimo, es necesario que el cerramiento no permita el escape del calor.

Tipos de cerramientos

Lo más habitual es que los cerramientos permitan la entrada de luz natural en la instancia en la que se encuentra la piscina, es decir, que suelen tener abundantes elementos trasparentes o, incluso, estar totalmente construidas en vidrio. No obstante, es posible colocar un cerramiento de lona, cuya principal virtud consiste en la posibilidad de desmontarla en el periodo estival. Sin embargo, este método posee un gran inconveniente, la escasa duración, ya que las inclemencias meteorológicas las deterioran rápidamente, aproximadamente en 10 años.

Asimismo, se pueden instalar cerramientos de madera, que permiten la instalación de una estructura o esqueleto en este material, mezclado con cavidades para la penetración de la luz solar. Si se realiza una cubierta en este material, la madera debe estar tratada con el fin de que sea capaz de soportar la humedad. Sin embargo, las cubiertas más demandadas son aquellas que permiten la trasparencia. El material más empleado para conseguirlo es el llamado vidrio con termopaneles, que también se puede encontrar disponible en diferentes tonalidades. Este vidriado se suele apoyar en una estructura, normalmente de aluminio, que permite una gran variedad de diseños.

La climatización

Para climatizar una piscina no es necesario que ésta se encuentre cubierta, ya que es posible hacerlo en piscinas al aire libre, con el fin de mantener el agua a una temperatura agradable y de utilizarla durante más meses. Es conveniente tener en cuenta, antes de instalar uno de estos sistemas, que climatizar el agua es un proceso costoso y lento. Y es que en subir un grado se puede llegar a tardar una hora, por lo que es aconsejable climatizar el agua durante toda una estación del año y no interrumpir el proceso durante ese periodo de tiempo.

Además, para llevar a cabo este objetivo, es posible emplear el sistema de calefacción que se tiene instalado en el hogar o, de lo contrario, instalar uno exclusivo para la piscina. Por último, hay que señalar que, además del agua, conviene climatizar el ambiente, con el fin de que su temperatura sea igual de agradable que la del agua y de evitar cambios térmicos bruscos. La temperatura del ambiente siempre debe ser ligeramente superior a la del agua. Asimismo, es necesario controlar el nivel de humedad, para que el clima no sea sofocante.

Compartir: 

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 54

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE