X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.
banner

ARTICULOS

Televisión digital

La televisión digital ha traído aparejada multitud de servicios de valor añadido, aparte de un claro incremento de la calidad.

Compartir: 

La digitalización ha calado en muchos ámbitos de la tecnología. De hecho las nuevas tecnologías se asientan en la mayor parte de los casos sobre formatos digitales que están triunfando ampliamente: la informática como tal, y desde sus orígenes más básicos, ha sido y es cien por cien digital; las redes de datos e Internet también se construyen sobre paquetes de información digital; la telefonía GSM y la tercera generación móvil GPRS y UMTS,… e incluso los sistemas de conmutación y transmisión de la señal en las estructuras de la red de telefonía básica se han convertido en digitales en gran parte. Como puede observarse, hoy por hoy la gran mayoría de los sistemas de telecomunicación han pasado a ser digitales y por supuesto, la televisión también se ha visto afectada por la vorágine de la digitalización y, según afirman algunos entendidos en la materia, el hito que se ha marcado con el concepto de la señal digital de televisión es tan importante como el inicio de la televisión en color. Pero independientemente de la trascendencia histórica que quiera dársele, es innegable la importancia de ello tanto desde la perspectiva meramente técnica como desde el punto de vista del usuario final.

La evolución
La transmisión a distancia de imágenes digitales -tanto fijas como en movimiento- se consideró siempre como un paso importante y fundamental, pues con ella se permitía aprovechar todas las ventajas que ofrece la digitalización y más concretamente poder lograr una calidad mucho mayor de lo que permiten las señales analógicas. En este sentido la aparición de los formatos MPEG (Motion Pictures Expert Group) para imágenes en movimiento y de JPEG (Joint Photographic Expert Group) para imágenes estáticas, supuso un avance cualitativo en la transmisión digital de imágenes lo que unido a la aparición de los dispositivos electrónicos pertinentes y necesarios, posibilitaba en gran medida que las aptitudes y capacidades de la emisión de dichas imágenes no cayera en saco roto. Investigando y desarrollando en esta línea surgió posteriormente en el ámbito europeo el proyecto DVB (Digital Video Broadcasting), de radiodifusión de vídeo digital, como un paso más en el escalafón de la emisión de señales digitales, el cuál pretendía marcar el devenir técnico de los sistemas de televisión digital a ser empleados.

Los sistemas de televisión digital
Cualquier sistema de transmisión de televisión digital está compuesto por una serie de etapas que han de pasarse para proceder a la emisión. En primer lugar, y una vez se tiene la señal a emitir digitalizada -que procede de una señal analógica muestreada y codificada en bits-, se recodifica la información en formato MPEG-2. Hecho esto se procede a la compresión de la señal combinando audio y vídeo con unas características específicas, paso fundamental para posteriormente proceder a la modulación de la señal que, dependiendo del medio, se efectuará de una u otra manera. Así, grosso modo, es este el método que sigue cualquiera de los sistemas de televisión digital existentes en la actualidad: televisión por satélite (TV-SAT), televisión por cable (CATV) y televisión digital terrenal (TDT). El sistema de TV-SAT lleva ya algunos años implantado y ha tenido un gran auge con la aparición en España de las dos grandes plataformas de satélite: Vía Digital y Canal Satélite Digital, alcanzándose un mercado actual que supera el millón y medio de hogares -aunque no pasa económicamente por sus mejores momentos-. Asimismo los sistemas de CATV son mucho más recientes e incluso en la actualidad muchas de las operadoras concesionarias del título habilitante se encuentran tendiendo sus redes para proveer los servicios de CATV. Pero sin lugar a dudas del sistema que más auge está teniendo en los últimos tiempos y que parece que va a marcar un nuevo paradigma técnico -y social en la medida de lo posible-, es la televisión digital terrenal.

La Televisión Digital Terrenal
La primera afirmación rápida que puede hacerse acerca de ésta es que viene a sustituir a los arcaicos sistemas de transmisión de televisión analógica, que actualmente se emplean en las emisiones de las televisiones generalistas, suponiendo una gran ventaja en múltiples aspectos respecto al modelo vigente hasta ahora. La TDT supone un salto en el perfeccionamiento de la señal de televisión, no sólo desde el punto de vista de la calidad de la señal que se recibe, sino también desde la perspectiva de los usuarios finales. Éstos podrán recibir en sus hogares y a través de la antena tradicional de televisión, múltiples canales de TV así como un conjunto de servicios interactivos y de valor añadido adicionales, de forma inherente y sin coste adicional alguno. Para ello se ha adoptado un complejo sistema de modulación denominado COFDM (Coded Orthogonal Frequency Division Multiplexing), que fundamentalmente consiste en modular en QPSK -modulación empleada por la TV vía satélite- o en QAM -la empleada por la TV por cable- un gran número de señales portadoras ortogonales entre sí. Pero dejando a un lado la complejidad matemática del sistema, para poder recibir dicha señal es necesario disponer de un decodificador o IRD capaz de convertirla de formato digital a analógico, que es el entendido por la mayoría de los televisores actuales, o bien disponer de un televisor digital que admita el formato de señal.

Ventajas
¿Qué ventajas conseguimos con el sistema de televisión digital terrestre? Pues en principio se dota de interactividad a un medio de comunicación que hasta el pasado día 3 de abril -fecha en que se ha comenzado a emitir la TDT simultáneamente con el modo analógico- era unidireccional. Asimismo la calidad de un sistema digital de vídeo es muy superior al analógico a causa de que el ruido y las interferencias se discriminan mucho mejor en la recepción, y además por las características del sistema es posible añadir servicios de valor añadido que trascienden el teletexto convencional. Hoy en día, y apenas quince días después de que se iniciasen las emisiones en digital, tal vez sea un poco pronto para comenzar a hacer afirmaciones. Pero seguramente desde que en el mercado comiencen a aparecer los decodificadores necesarios y las cadenas de televisión emitan contenidos -de imágenes y adicionales- de calidad, a buen seguro que en el año 2012 y en el momento en que las cadenas dejen de emitir la señal analógica, un buen número de hogares llevarán varios años conectados al nuevo sistema. Mientras no confluyan estos factores, el futuro próximo de la TDT será más bien difuso.

Compartir: 

ARTÍCULOS

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >> 54

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

banner

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE

TWITTER

COLABORACIÓN

PATROCINIO PLATA

PATROCINIO BRONCE